El consumo eléctrico de los hogares se disparará hasta un 30% por el calor

El consumo eléctrico de los hogares se disparará hasta un 30% por el calor. Cada vivienda pagará de media 160 euros más en su factura de la luz.

Los termómetros marcarán este verano las temperaturas más altas de la última década, lo que hará que la demanda eléctrica de los hogares españoles se dispare hasta un 30%, según un estudio llevado a cabo por Kelisto. Esto se traduce en que entre el 15 de junio y el 15 de septiembre un hogar medio pagará 160 euros más en su factura de la luz por el uso del aire acondicionado.

En julio de 2015 la temperatura media en España alcanzó los 26,5 grados, cuatro más que en junio, y 3,2 más que en el mismo mes del año precedente. Este incremento trajo consigo un aumento de la demanda eléctrica del 28,6%, lo que se traduce en que cada grado que sube la temperatura el consumo se dispara un 7%, lo que supone un gasto de 47 millones de euros.

“El aumento del consumo eléctrico en julio del año pasado supuso un incremento respecto a junio de 188.7 millones de euros en el gasto de electricidad”, explica Celia Duran, portavoz de Kelisto. “Este verano, todo apunta a que el consumo eléctrico se incrementará de nuevo, más incluso que en 2015, debido a las temperaturas más elevadas que se experimentarán en todas España, y a la mayor penetración de los aparatos de aire acondicionado en los hogares”.

Consejos para ahorrar

Para tratar de contener al máximo el incremento de la factura eléctrica, desde Kelisto ofrecen una serie de consejos que permitan reducir el uso del aire acondicionado.

1. Equipo adecuado

Antes de comprar un aparato de aire acondicionado, hay que analizar las necesidades de climatización de la vivienda y elegir el equipo más conveniente. Un equipo con más prestaciones de las necesarias puede disparar el consumo hasta un 60%.

2. Uso eficiente

Para reducir el consumo, hay que sellar puertas y ventanas para evitar pérdidas del aire acondicionado; instalar ventanas de doble acristalamiento, que evitan las fugas de frío, que pueden suponer un ahorro de hasta el 10%; elegir la temperatura adecuada, en entre 24 y 26 grados (cada grado que se baja el aumento crece un 8%); mantener el aparato, y apagarlo antes de salir de casa.

3. Protegerse del calor

Hay algunas pautas que permiten protegerse del calor sin necesidad de un aire acondicionado: instalar toldos, ventilar la casa en las horas más frescas, utilizar ropa apropiada o comer de forma adecuada y tomar mucha agua.

 

Fuente: ElEconomista.es