¿Qué es lo que debo tener en cuenta al contratar el Seguro de Hogar?

Todas las viviendas están asociadas a dos tipos de riesgos diferentes. Por un lado, tenemos los daños que tú puedas causar a otra persona (por ejemplo, que se te inunde la bañera y le crees humedades al vecino del piso de abajo o que se te caiga una maceta y dañes un coche) y por otro lado los daños que tú puedes recibir.

Por norma general, lo ideal es contratar un seguro multiriesgo de hogar y no proteger de forma individual todos y cada uno de los riesgos asociados a tu vivienda. Debes tener en cuenta que cuando se contrata esta modalidad de seguro multiriesgo incluye:

  • Los daños que podáis causar tú y tu familia
  • Incendios de cualquier causa y origen
  • Robo siempre y cuando esté acompañado de una puerta o ventana forzada, amenazas o daños físicos
  • Daños de agua causados por roturas, atasco de tuberías o desbordamiento
  • Daños eléctricos por subidas de tensión o corrientes eléctricas fuera de lo normal
  • Rotura de cristales
  • Defensa jurídica

Dicho esto, ¿qué ocurre si eres inquilino de una vivienda? Normalmente la casa debería tener ya el seguro contratado. Sin embargo, si no tiene uno deberás contratarlo.

Es importante que contrates uno que tenga una cobertura de Responsabilidad Civil (así tendrás cubiertos los posibles daños que puedas causar a terceros) y también es relevante que busques un valor de continente bajo y valor de contenido ajustado a tus pertenencias. A continuación, vamos a ver de forma detallada los pasos que debes seguir y te vamos a dar algunos consejos para contratar tu seguro de hogar:

1. Haz un inventario orientativo de tus pertenencias

Esto te permitirá dar un valor ajustado a la realidad, pero debes hacerlo de forma minuciosa. Esta parte es importante ya que, en el caso de robo, de derrumbamiento de la vivienda o algún acontecimiento similar el seguro tiene en cuenta el valor de tus pertenencias.

2. No te guíes por la prima que tenga algún conocido

Cuando somos nuevos en el tema de los seguros nos solemos guiar por todo aquello que nos dicen o recomiendan. En el caso de la prima de riesgo no te dejes orientar ya que no todas las viviendas son las mismas y no todos queremos que nos cubra lo mismo. Infórmate sobre la ideal para ti.

3. Compara seguros y elige el mejor

Los seguros, por norma general, no suelen variar mucho en sus características. Sin embargo, hay algunos aspectos en los que podemos encontrar algunas diferentes: fíjate en si tu póliza cubre solo el contenido o también el continente, mira si te cubre los daños eléctricos y si te cubre en un atraco fuera del hogar.

4. Ten en cuenta qué son los objetos de valor especial y las joyas

Si tienes objetos de valor en casa es importante este punto. Cada aseguradora entiende “joyas” y “objetos de valor” de una forma, por lo que lo ideal es que compruebes cómo interpreta la tuya estos conceptos.