Alquilar una Vivienda – 5 consejos prácticos

¿Qué debemos tener en cuenta al alquilar una vivienda? En la actualidad, el mercado laboral exige cada vez mayor movilidad para los trabajadores. Por este motivo, es muy complicado que siendo una persona menor de cuarenta años te compres una casa, ya que suele anclarte a un determinado lugar para el resto de tu vida. Por lo cual, la mayoría de personas jóvenes viven a base de alquileres en la ciudad (o municipio) en el que trabajan porque, así, si vive en Alicante y le sale una oferta de trabajo en Galicia puede moverse libremente porque no tiene una hipoteca que le ate.

Todas las personas que han alquilado casas alguna vez saben que te puedes encontrar de todo a la hora de firmar el alquiler. Por este motivo, es muy importante sentar correctamente las bases del contrate de arrendamiento. Hoy vamos a hablar de las cosas que debemos tener en cuenta cuando alquilamos una casa para no encontrarnos con más de una sorpresa indeseable.

1. El Precio

Obviamente, la primera cosa en la que debemos fijarnos es en el precio. Ya que, si el precio se nos va de las manos, ni nos plantearemos alquilar la casa. Quizá es el motivo principal a tener en cuenta a la hora de alquilar una casa, pero no es el único. Recuerda, además, que es recomendable que le eches un vistazo a varias viviendas y compares los precios para hacerte una idea de los precios del mercado.

2. Vivienda

Otro factor a tener muy en cuenta es si la vivienda es de nuestro gusto. Es decir, si las habitaciones nos gustan, si está ubicado en un sitio con buena comunicación o si la vivienda está en buen estado. Aunque no solemos fijarnos en esto último, te recomendamos que observes si hay humedades o si la vivienda tiene problemas de infraestructura, ya que puedes tener inconvenientes graves más adelante.

Otro factor muy importante es la comunidad: pregunta al propietario o a la inmobiliaria por el tipo de vecinos que viven, ya que no es lo mismo vivir en una vivienda con vecinos universitarios que con familias.

3. Firma un contrato

Aunque parezca una tontería, porque presuponemos la buena fe de las personas, siempre es recomendable firmar un contrato por escrito en el que estén detalladas todas las condiciones del arrendamiento.

Este contrato es una forma de asegurarte que se deban cumplir todas las condiciones que has negociado con el propietario. También es imprescindible que negocies la duración del contrato y la posibilidad de romper el acuerdo antes de tiempo (por si encuentras una casa mejor o un trabajo en otra ciudad).

4. Gastos incluidos

En el contrato, deberá estipular con todo lujo de detalles, los gastos que debes pagar al final de mes (agua, luz, comunidad, etc.). Es importante negociar estos puntos antes de firmar el contrato para no llevarte ninguna sorpresa luego.

5. Venta de la vivienda

Imagina que estás viviendo en una casa en la que estás cómodo, y de repente te llama el propietario para decirte que están vendiendo la casa. Pues bien, aunque no es una cosa que ocurra muy a menudo, debes estar preparado para este contratiempo. Exige que en el contrato haya una cláusula que estipule que se te debe avisar con 3 meses de antelación esta cuestión, ya que, si no el propietario está obligado a pagarte otro arrendamiento, por ley, durante un tiempo.